sábado, abril 16, 2011

Mi coquita!


No podría explicar mi vida sin LA COCA. Desde que tengo uso de razón y corazón mi abuela ha sido esencial en mi existencia. Dicen que hay todo tipo de abuelas pero yo solo puedo hablar maravillas de MI abuela y no solo mía, porque me consta que fue perfecta para TODOS sus 22 nietos con edades de los 37 a los 10 años. Siempre fue 100% generosidad, sinceridad, bondad y simpleza. 
No sé cuándo empezó ese fanatismo hacia mi abuela... Quizá fue amor a primera vista  Ella fue la única abuela que conocí, y yo fui su primer nieta mujer... Siempre creí que por eso éramos especiales una para la otra.
Nunca vivimos en la misma ciudad, ella en Mendoza, y nuestra familia a 1500 km en Mar del plata. Pero eso no fue un impedimento para tener un vínculo resistente a todo, tan fuerte que aún me acuerdo que un día cualquiera, a los 7 u 8 años podía echar a llorar por la noche desconsoladamente... por lo que entonces no podía reconocer como nostalgia o saudade... Yo solo sentía que extrañaba a mi abuela, que tenía ganas de ella, de sentir sus grandes manos acariciar mi pequeña cabeza, escuchar de su boca un "mariquita mía" o un "cucuruchito" o que jugara en mi espalda al "alabin alaban, de la vera vera van, del palacio a la cocina, ¿Cuántos dedos tengo encima?". 
Recuerdo pasar veranos casi enteros a su lado, entre primos y tíos... Ella a la sombra de los pinos, después de su siesta nos acercaba a la pileta un carrito con jugo de naranja bien fresquito, tortitas mendocinas, medialunas o chocolinas, o simplemente pan tostado. Ahí venía ella, siempre contenta, con su vestido estampado en flores pero muy sobrio, con 40 grados de calor, su piel siempre tan blanca y suave (nunca la vi en traje de baño), sus cachetes rosados rebosantes, su pelo azabache muy finito pero bien armado a base de ruleros, sus ojos tan profundos y su eterna sonrisa de labios finos.

Ella sabía todo de mí, ahora me doy cuenta que me preguntaba de Rochi, Lucila, o Sofía o alguna otra de mis amigas desde que era bien chiquitita... pienso que ella supo antes que yo lo importantes que eran mis amigas en mi vida.
Ahora de grande ya nuestra relación era distinta, mejor aún si cabe... Porque cuando creces, aprendes a cuidar y valorar esos afectos tan especiales como una abuela, un tío o los padres y hermanos, porque te das cuenta que no todos tienen la fortuna de tener cerca almas tan bondadosas y generosas... Y lo mínimo que puedes hacer es reflejar como un espejo todo ese amor que has recibido sobre las personas que te lo han dado (y de ser posible reflejarlo hacia otros también, pero ese ya es otro tema).

Hace unos meses que la coquita se fue... Por suerte pude abrazarla mucho y acompañarla los últimos días, y todavía más tranquila me queda el alma al saber que durante toda mi vida La Coca fue alguien muy especial y siempre se lo hice saber, sé que ella notaba el amor que le tenía. A veces pienso en ella y me resulta increíble que no la volveré a tocar ni a escuchar, quizá porque no estuve allí ese día, quizá porque no vi cómo se hundía en la tierra, quizá porque no quiero pensar que no estarán  sus palabras y declaraciones de amor, sus cartas manuscritas, sus abrazos aunque fueran una vez por año... No quiero resignarme... Ya sé que los abuelos no son eternos, y que además tuve la enorme suerte de tener una abuela excelente durante 31 años de mi vida... 
Igual me quedan sus enseñanzas, su humilde forma de vivir y darlo todo por los suyos, su energía inagotable, su risa, su bondad, su forma tan dulce hasta de criticar lo que no le gustaba, su incondicionalidad con la familia y sus amigas. No he conocido un alma más dulce y buena en toda mi vida. Todo en ella era perfecto. Al menos así la recuerdo y la recordaré...

4 comentarios:

tu mama dijo...

COMO SIEMPRE ME LLEGAS A LO MAS PROFUNDO DEL ALMA. ES TAN LINDO TODO LO QUE DECIS Y SENTIS.ELLA DESDE DONDE ESTA TE DIRIA " TE QUIERO MUCHO MARIQUITA", QUERIA TANTO A TODOS SUS NIETOS QUE NO HABIA PARA ELLA NADA MEJOR QUE USTEDES.
Y LA REALIDAD ES QUE LO QUE CONTAS ES ASI,TAL CUAL. LA ESTOY VIENDO LLEVANDO EL JUGO A LA PILETA!!!!
COMO LOS DISFRUTO!!! Y USTEDES A ELLA. NUNCA NOS PODREMOS OLVIDAR DE UN SER TAN ESPECIAL COMO ELLA NO??? tE QUIERO HIJA!!!

Sofi dijo...

DIVINO LO QUE ESCRIBISTE NENA. ME ENCANTÓ, ME EMOCIONÓ Y ME LLEGÓ A LO MÁS PROFUNDO DE MI SER. TU ABUELA SIEMPRE ESTARÁ A TU LADO, SIEMPRE.
ERA UNA GRAN PERSONA, UNA GRAN ABUELA. ME ENCANTÓ CONOCERLA.
MUCHOS BESOS

José Luís Mingo dijo...

Nena,como dice tu mamá, lo que has escrito de la abuela dice mucho y bueno de tí.

Las personas siguen vivas mientras permanecen en el recuerdo y deseo para tu abuela esa larguísima vida que, sin duda alguna, se ha merecido.

Te deseo, al igual que a toda tu familia, lo mejor.

Fede dijo...

Hola Mery. Que loco nunca vi este blog tuyo y buscando cosas de la Coca y el Nono apareció una foto tuya con ella. Que palabras tan lindas prima. Te admito que yo siempre les tuve bastante envidia a ustedes los mas grandes del clan, tuvieron mucho mas tiempo a esta abuela única, e inclusive al Nono, que según me cuenta mi mama, ya que es la única fuente que tengo de falsos recuerdos, era una persona impresionante, y por eso ustedes tienen la capacidad de recordar cosas mucho mas lindas que yo. Lamentablemente tengo los recuerdos de la coca mas marcados en la ultima época que se que no fue la mejor. Pero bueno, esa picardía es la que tiene nuestra memoria no? Bueno solo quería decirte que me alegró muchísimo haber leído estas palabras que salieron de tu mente. Te lo agradezco eternamente y nunca creas que los que estamos a un océano de distancia no estamos para lo que necesites.

Te quiero mucho prima mayor.

BESOS. Tu prima menor