jueves, enero 21, 2010

Decidir vivir a la distancia. Saudades Nostalgias

Vivir afuera, no es en absoluto una decisión fácil.

Estos días han surgido varias discusiones y comentarios en relación a este tema… y todavía me quedo reflexionando. ¿Por qué uno vive donde vive? ¿por qué uno trabaja donde trabaja? ¿Por qué uno se rodea de la gente que se rodea?
Hace unos días escuché de boca de un especialista una frase que apunté: “sentir que controlamos nuestra propia vida es fuente de felicidad”. Saber que tomamos las decisiones en nuestra vida de manera libre, y yo agregaría que necesariamente consientes o responsables de las consecuencias que eso genera. Por fortuna somos libres, muchos hemos crecido en países libres de dictaduras, y al menos particularmente he recibido una educación liberal (dentro de los cánones del compromiso moral con los demás y con uno mismo). Mis padres han impulsado mi libertad en tomar decisiones, aún a pesar de ser consientes que esas decisiones podían alejarme de mi lugar de residencia. Han impulsado mi desarrollo personal, profesional, y han respetado todas mis decisiones, a veces con más cuestionamientos que otros, pero siempre han confiado en mi criterio. Es de una grandeza digna de admiración y de la que estoy completamente orgullosa y agradecida.
Ahora bien, como nadie me obligó ni me empujó a tomar mis decisiones, soy yo la única responsable del resultado que estas ofrezcan. Evidentemente, soy yo la conductora de mi propia vida. Siempre hay distintas formas de reaccionar ante las circunstancias que nos va presentando la vida, y hay que intentar responder con alegría, con trabajo, con esfuerzo, y sentirse satisfechos de saber que a veces cuesta pero es nuestro deber lidiar con las decisiones que uno tomó y con las circunstancias ajenas nos hacen vivir una realidad determinada. Uno no puede pretender que en la vida sea todo perfecto, excelente, altísimamente satisfactorio, hay que saber que las decisiones conllevan una elección, y por ende, es imposible abarcarlo todo, tenerlo todo. A veces hay que saber apreciar y valorar lo que se tiene, sin buscar y seguir buscando y buscando más… Hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos hoy en día, ser las personas más felices que podamos ser.
Por suerte yo soy una persona feliz, contenta. Todavía me queda mucho camino por recorrer, y muchas decisiones que tomar, nada está escrito en esta vida y de poco sirve arrepentirse en el camino, o no estar seguro de lo que uno ha elegido, hay que aprender de los errores para el futuro y ser inteligente y realista en el presente para ser consiente de las decisiones y ser así una persona satisfecha o agradecida.

Tengo mucho en mente, tomar decisiones, la felicidad, el egoísmo, la diferencia de visiones entre individuos, la deslocalización y el distanciamiento necesarios para intentar discernir nuestra realidad, las prioridades en la vida... en fin... se me plantean mil debates... ya irán llegando...

7 comentarios:

Rosario dijo...

Mona algo bueno q nos hace descubrir la distancia es que, a pesar de ella, las relaciones íntimas y estrechas siempre se mantienen conectadas con una suerte de wi-fi de la mente. Los últimas días de la estadía de Luli nos pasamos debatiendo estos temas, no sólo de la distancia sino tb de las decisiones y cómo cada uno es responsable. Pero estoy de acuerdo, hay q abrazar nuestras decisiones con alegría y dsifrutar los procesos para q la vida no nos pase por delante sin que nos demos cuenta. BEOSOS!!!

tu mama dijo...

Que cierto es todo, y cuanto abarca el tema de las decisiones tomadas. Saber y aceptar que cuando uno elige, siempre hay una renuncia. Pero lo importante es saber disfrutar de esas elecciones, ser felices con todo lo que esas decisiones nos dejan y nos dejaran.
Constantemente estamos eligiendo y esta muy bien, asi hay cosas que se pueden mejorar y corregir. Seamos FELICES con todo lo que la vida nos ofrece!!! Te quiero tanto y te admiro muchisimo.

Tu papá dijo...

Mil debates y uno mas. Siempre uno está decidiendo que es lo que debe hacer para intentar tener algo de esa felicidad que es tan esquiva. Ayer leiamos en la La Nación sobre las emociones clásicas según los psicologos: alegría, tristeza, enojo, miedo, sorpresa y aversión a los cuales les agregado otros "modernos": elevacion, interes, gratitud,orgullo y confusión y analizabamos de que manera estas emociones nos ayudan en nuestra felicidad y en nuestra vida.
Lo que escribiste tiene casi todas estas emociones.
Te quiero mucho, un beso y gracias por tus ponderaciones

MIB dijo...

Rosa.. ya me contarás el debate... creo que la distancia es real... y hay que hacer un esfuerzo por mantenerse cerca, está claro que parece que el tiempo no pasa... pero yo creo que sí pasa... y si nos borrásemos un poco más... después será mucho más difícil acortar la distancia... Por eso me propuse ir sí o sí una vez por año a argentina, es importantísimo, y no voy a dejar de hacerlo. EN cuanto a las decisiones... es importante abrazarlas, como decís... porque sino... qué frustración! Beso grande Rosa, me sorprendiste por acá!


Mamá... sos tan divina! te quiero mucho!

Viejo! interesante lo de las emociones clásicas... Che! la felicidad no es tan esquiva!! lo que pasa es que es casi transparente! y cuesta reconocerla! te quiero mucho a vos también! las ponderaciones son merecidas!

fractal - M.N.E. dijo...

Vivir a la distancia, quizás, nos da la posibilidad de discernir mejor, de crecer con acierto o cometiendo errores, (y quien no), pero sobre todo en la certeza de que es la propia vida la que vivimos.

Aprovecho la ocasión de este comentario para saludar a tus padres: un saludo y muchos besos para ambos. Continúa siendo un placer leer sus opiniones.
En especial le digo a tu padre (sabrá porqué) que escribo pensando en el futuro inmediato que ya prepara mi hija, no sé si cerca de casa... veremos, aunque también digo que en este sentido estamos casi vacunados desde hace tiempo. O no, veremos cual es nuestro grado de inmunidad y resistencia.

Con cariño!

Tu papá (aunque la respuesta es a Mati) dijo...

Mi estimada Matilde, de inmunidad y resistencia se trata por más que los hayas educado para ser libres y que decidan su destino. Como sabés, estamos encantados y orgullosos con las decisiones que cada uno de nuestros hijos toma por su cuenta y con sus logros en la búsqueda de la felicidad, que en definitiva es lo mas importante
Pero eso no quita que la distancia pegue un poquito.
Te agradezco tus saludos y no olvido ese vino y almuerzo que compartimos con MIB

fractal - M.N.E. dijo...

Sí, es cierto, la distancia pega un poquito bastante.

Gracias por el recuerdo.
Salutacions!