domingo, febrero 03, 2008

En tierras dublinesas


Hace casi un mes tomé un avión de Ryanair hacia tierras Irlandesas... era un viernes frío de invierno y en el aeropuerto de Barajas nos juntamos 15 personas para viajar en grupo a Dublin.

No era un grupo de turismo... sino una especie de junta de conocidos de conocidos de conocidos de conocidos... de Becky, que es irlandesa y es una amiga de una amiga mía... así fue la cosa...

Hay quien pueda pensar, y con razón, que jamás se embarcaría en una aventura así... pero yo no suelo tener mayores inconvenientes con los grupos grandes... y pienso que si los llegara a tener... o que si necesitara un momento de independencia psíquico-espacial tomo mi libro, mi anotador, mi lapicera, mi música y me largo por la ciudad sin mayores inconvenientes... a caminar y tomar un café por donde mi alma me lleve....

Así es que sin demasiados temores subí al avión y me fui a Dublin.



Qué ciudad más bonita por favor! Me sorprendió muchísimo!!! No imaginé que Irlanda, y específicamente Dublin, eran tan interesantes!


Me asombraron sus calles limpias y visualmente amplias, específicamente en sus avenidas y quizá más puntualmente la O'Conell street... que fue la primer calle donde bajamos del autobus.
Esta avenida donde se encuentra la central de correos y otros anitguos edificios que han sido aparentemente restaurados y habilitados como tiendas comerciales, está muy cuidada estéticamente , de color gris nuevo, así como elegante, fachadas impecables, relojes y faroles en dorado y negro a cada paso... una ciudad con mucho estilo...


Un rincón de ensueño que tiene Dublin es el Temple Bar, una zona pegada al río Liffey (que típicamente ha sido vital para la ciudad y divide la ciudad en norte y sur). Esta zona es de alguna manera la parte bohemia de Dublin... llena de locales pequeños, callecitas angostas, adoquinadas, muchos bares, muchos, muchos bares, donde se puede tomar una pinta de cerveza a cualquier hora y escuchar música en vivo por las noches... El primer día que hicimos turismo, siendo 15 personas, entramos en un bar bastante famoso, el Temple Bar, queríamos comer algo... llegamos a una esquina y alguien se metió en el mencionado bar, parecía pequeño... Adentro, una barra de madera, bien de estilo irlandés, miles de botellas, gente en la barra, gente sentada en algunas mesas altas, a la derecha otra gente sentada en mesitas más bajas, de fondo se escuchaba música celta... Yo pensaba que el bar era bien pequeño.. que casi no entraríamos 15 personas como eramos... pero seguí a alguno que iba delante mío... pasamos como a otro sector, donde tocaban la música en vivo, ahí la gente muy tranquila, mirando el espectáculo, tomando sus birritas, seguimos andando... ya el bar me empezaba a parecer bastante grandecito... a la derecha veo una puerta que daba a una salida o entrada al bar a mitad de calle, ya habíamos recorrido media calle dentro del bar... también había un sitio para fumadores inmenso, creo que era el corazón de la manzana, o un ex patio o jardín, pero cubierto por un lonas corredizas tipo toldo, y calentadores que hacían ese lugar para fumadores casi mejor que el resto del bar... En fin... lo que parecía un lugar minúsculo se fue convirtiendo en un inmenso paraíso de la noche.... porque otro aspecto mágico fue entrar al bar a las 3 de la tarde y sentir que eran las 9 de la noche... todo oscuro y un ambiente bien de taberna! Finalmente no pudimos comer nada porque si bien hacían sandwiches... sólo tenían 4 .... y ninguno de los presentes en el grupo era Jesús, ni ninguno celebraba las Bodas de Caná...


Otro punto mítico de Dublin es GUINNESS... Prácticamente todo en la ciudad tiene que ver con esta marca de cerveza... Parece ser que esta familia ha tenido relación con la ciudad de una manera muy implicada desde el siglo XVIII con el mítico Arthur Guinness... creador de la monstruosa fábrica de cerveza...
Fuimos a la Guinness Storehouse, la fábrica de cerveza más grande en el mundo. La historia es increíble... Este Arthur Guinness firmó un contrato de alquiler de lo que antiguamente era una muy pequeña cervecería en la entrada de Saint James, prácticamente en las afueras de Dublin (hoy es parte de la ciudad, está a 15 minutos andando del centro)... Lo curioso es que el contrato de alquiler fue firmado en 1759 al módico precio de 45 libras anuales y tiene una duración de 9000 años... sí nueve mil años! El tipo creó un imperio en lo que fue esta cervecería... y pasearse por esa zona es increíble... está lleno de edificios gigantes y la própia fábrica es genial. Fue construída en 1904 y fue el primer rascacielos de Gran Bretaña, aún se conserva como uno de los edificios más altos de Dublin. (se puede hacer una visita virtual en esta página). Consejo: si van, bajense gratis la visita guiada para mp3, ya que adentro nadie te explica nada (Fábrica Guinness Capítulo 1 - Fábrica Guinness Capítulo 2)


Otro dato interesante está relacionado con la manufactura de toneles. Antiguamente se conservaba la cerveza en barricas de madera... El oficio se pasaba de generación en generación y consistía en un aprendizaje donde el hombre debía poner casi su vida íntegramente al servicio de este oficio. El maestro era quien decidía si el aprendiz podía o no salir a bares, no podía casarse hasta no haber terminado su aprendizaje, y lo controlaba en todas sus actividades. El ritual de iniciación era bastante brutal: el aprendiz construía un tonel de gran tamaño, una vez terminado debía incendiarlo, y luego, apagarlo pero cuando aún estuviera humeando, el aprendíz debía meterse dentro del tonel y los maestros le tiraban agua, cerveza y astillas, lo tumbaban y lo tiraban calle abajo, para que fuera rodando... Muy majos los chicos... no?


Los Record Guinness también fueron inventados por este monstruo símbolo de la revolución industrial. Uno de los directores generales estaba cazando con un amigo, y cuando le disparó a un ave, esta se fue corriendo rapidísimo.. más rápido de lo que otro ave había corrido nunca.. entonces en su tertulia de bar, discutiendo con una guiness en la mano sobre cuál era el ave más rápida del mundo y toda esa serie de cuestiones fundamentales, decidieron que sería muy interesante editar un libro con los records mundiales en distintas áreas... así nacieron los RECORD GUINNESS... La primera edición fue en 1955



Algo que hizo especial mi visita a Dublin fue mi guía moleskine de la ciudad... tenía mapas, callejero, distintas divisiones para apuntar datos de comida, bares, lugares donde bailar, dormir, anécdotas y por supuesto espacio para un mini diario... Además es de bolsillo... así es que la llevaba a todos lados... Aquí me tienen escribiendo y tomando un café mocca... mis compañeras una pinta de guinness...


Otra característica que me distinguió del grupo de los 15 fueron los iwalk podcasts que bajé gratis de la página visitdublin.com. Así iba yo enchufada a mi ipod y repitiendo a varios o a uno de mis compañeros de viaje los detalles y anécdotas del recorrido que ibamos haciendo... Algunos están en inglés y otros en castellano, pero son muy recomendables. En la misma página web podés descargarte los mapas de esos recorridos turísticos... Me parece una EXCELENTE iniciativa para que otras ciudades la copien.


Solo quiero mencionar lo último: Tanto la noche del viernes como la del sábado, fuimos a bailar a un lugar muy bizarro... THE CHURCH... Caímos ahí por casualidad... Eran las 12:15 del viernes, acababamos de terminar de cenar una hamburguesa porque era el único tipo de comida que no cerraba su cocina a las 10 de la noche... Necesitábamos entrar a un bar a tomar una pinta de guiness.... así es que fuimos al bar que quedaba cerca del hotel... muy bonito el bar... pero cuando la gente que trabajaba ahí nos vio entrar a 15 personajes hablando en español dijeron... We are closed, sorry... y nos dieron su farewell... Salimos en dirección norte (siempre hay que buscar un norte) y encontramos una iglesia iluminada como si fuera un oasis en el desierto... nos acercamos y estaba abierta.... era un bar-pub-restaurante dentro de una iglesia remodelada del siglo XVII Genial... Bueno... para aquellos que consideran que es profanación les pido disculpas... pero verdaderamente el lugar está muy bueno.... También los horarios.. porque a las 3 de la mañana todos a la calle... así es que uno baila y se divierte lo justo para poder levantarse al día siguiente y seguir recorriendo la ciudad pero con altas probabilidades de ser una persona íntegra y sin resaca ni cansancio.


Hay mil anécdotas más que podría contarles.. Los paseos comerciales, el río liffey, la catedral de San Patricio, la Christ Church, Dublina, el parque de Stephen Green, el Trinity College, el barrio de los escritores, el O`Connell bridge, el Ha`Penny, el Castillo, en fin... mil mil mil pero mil paseos.... pero temo aburrirlos... así es que solo prometo en los próximos días contarles de Belfast, Irlanda del Norte, donde fuimos sólo por el día...

6 comentarios:

S William II dijo...

¡Hola, viajera! Siempre con tus relatos haciéndome viajar con vos, eh!
¡Que hermoso parece Dublin! Siempre me pareció misterioso desde los cuentos de Bradbury, debe ser una ciudad con duendes y brujas ¿no?
Te mando un beso y ¡Gracias!

Baterflai dijo...

Uy pero qué lindo!!!
Siempre tuve ganas de conocer Dublin, y leer tus palabras contando el viaje es una verdadera maravilla.
Beso!

tu mama dijo...

Que lindo!!! ademas me pasaria horas leyendo sobre tus viajes, porque me encanta como los describis. Haces que uno viaje con vos en cierta forma. Podes seguir con tus relatos eternamente (que por lo menos yo) no me aburro.
Te mando un beso grande y gracias por compartir estas cosas!!!

FRAC dijo...

Dublín es una ciudad que acoge al viejero. Una lugar con encanto, historia, moderno, amable... los irlandeses son gente amable, en general y en casi todos los lugares del pais. ¡Ah! Estoy medio enamorada de este pais. Bueno no, medio no: completamente.
No me extraña tu reportaje entusiasta. Lo curioso es que a la gente no le parece que Irlanda sea tan tan tan carismática, bonita en sus paisajes, potente en su historia y cultura. Y sí, lo es.

Bueno, ahí queda mi registro admirado.
Bye

MIB dijo...

Sir!! acá sigo firme para seguir viajando!! eh! Encantadísima de la vida!! En dublín no he visto enanos ni brujas... salvo yo que soy bastante brujita eh! Creo que en las leyendas del país deben haber duendes como personajes míticos.. pero no lo tengo tan claro!


Bater!! querida!!! qué contas?!?!? Vas a venirte por estos pagos?!?! Dublin es muy muy lindo! no me lo imaginaba así!! Además por Ryanair... 25€ ida y vuelta! eh!

Madre mía! Vos no te aburrís nunca conmigo viejita! jaja pero siempre te digo lo mismo... vos sos mi mamá!! no te corresponde aburrirte!! jajaja!! Vieja! Te quiero mucho!!

Frac.. querida mía!! lo que me acordé de vos en el viaje!! Los irlandeses son gente amable.. la verdad que sí! Es una cultura muy potente!! que yo tampoco imaginaba... me ha enamorado... la verdad que sí!!
Gracias por pasar por el registro eh! Ayer soñé que me llamabas por teléfono! CUAC! jaja
Besos!!


paquete dijo...

hola al fin escribiste Dublin... es que hace mucho no podia visitar tu pagina.
Que alegria fue para mí compartir Dublin con vos... sabes fue una de mis naranjas!!!
te quiero soquetin!